Menú Principal

Nuestros seguros

Cotiza tu SOAT Virtual

Descarga tu SOAT

Cotiza tu Seguro Vehicular

Descarga  AutoWin

Atención al Cliente

Menú Principal

Invierte con Multifondos Flex

Cotiza tu Seguro de vida con Ahorro

Cotiza tu Fondo Universitario

Atención al Cliente

Menú Principal

Web Camposanto MAPFRE

 

Tour Virtual Camposanto

Más información

 

Tengo una Emergencia

Atención al Cliente

Menú Principal
Menú Principal

Consulta tu SOAT

Ubica tu Oficina más cercana

Ubica tu Clínica

Atención al Cliente

Menú Principal

Clientes

Sobre tus Seguros

Atención al Cliente

Cotiza y protege tu salud

Salud

Clínica Digital

Vida

Banner-Niños

Home > Viviendo en confianza > Salud > Accidentes domésticos: ¿Cuáles son los más comunes y qué hacer ante ellos?

Accidentes domésticos: ¿Cuáles son los más comunes y qué hacer ante ellos?

Lima, 16 de setiembre de 2020.- La nueva normalidad ha convertido al hogar en el lugar en el que pasamos la mayor parte del tiempo. Hacer ejercicio, trabajar, divertirse, entre otras actividades se han empezado a realizar dentro de casa. En consecuencia, las probabilidades de sufrir un accidente doméstico aumentan sustancialmente y se debe estar preparado para cualquier eventualidad.

Ya sea porque por un estirón al hacer ejercicio, una quemadura en la cocina o un resbalón al limpiar, los accidentes dentro de casa están siendo cada vez más frecuentes. A continuación, el Dr. Jordán Gutiérrez, médico de Mapfre nos comenta cuáles son los principales accidentes dentro del hogar y sus recomendaciones para afrontarlos con efectividad.

 

Resbalarse, tropezarse o doblarse un pie son accidentes bastantes regulares en el día a día. Si las consecuencias son un dolor intenso, persistente o se deforma la extremidad afectada, debe ir de inmediato a un centro de salud. Si el dolor es leve, se recomienda elevar la zona lesionada y aplica una compresa de hielo envuelta en una toalla sobre la zona afectada entre 10 a 20 minutos, repítalo varias veces al día durante uno o dos días, según sea necesario.

 

Se tratan de golpes que se producen a causa de una fuerza externa que agrede de manera violenta contra el cuerpo y que dan lugar a heridas o hemorragia. Lo primero es asegurarse que la persona esté despierta y alerta si es que se golpeó la cabeza o si es que presenta dolor intenso o sangrado profuso en zona afectada. Si esto sucede, acuda a una clínica de inmediato. Si no ha sido tan fuerte el golpe, lo recomendable es dejar la parte afectada en reposo e inmovilizarla, así también como poner hielo o frío local para bajar la inflamación. No debe automedicarse de ninguna manera.

 

Accidente que suceden por contacto de objetos o líquidos a altas temperaturas en la piel. Su gravedad depende de su extensión y profundidad, pero lo que se debe hacer para atender una quemadura leve es dejar caer el agua fría del caño sobre el área afectada al menos durante diez minutos. Las ampollas son un signo de gravedad y sólo un especialista podrá reconocer el grado de la quemadura, por ello es esencial que un médico de emergencia lo vea.

 

El uso excesivo de lejía y alcohol en estos tiempos es usual. Tenga cuidado, pues si alguien ingiera de manera accidental alguna sustancia potencialmente tóxica lo primero que debe de hacer es reconocer qué ha ingerido y acudir de inmediato a clínica. Si es posible llevar el frasco al centro de salud. Los enjuagues, inducción al vómito o ingerir abundantes cantidades de agua, leche o aceite están contraindicados en todos los casos.

 

El peligro de una descarga eléctrica depende del tipo de corriente, cuán alto es el voltaje, de qué forma la corriente se desplazó por el cuerpo, la salud general de la persona y la rapidez con que ésta recibió tratamiento. Lo primordial es realizar conexiones eléctricas de manera correcta y si es posible asesorándose con un especialista, evitar manipular conexiones eléctricas sin la protección ni cuidado adecuado. Si hay niños pequeños en casa, proteja los enchufes y no deje nada conectado cerca a ellos. De sufrir una descarga eléctrica acudir a un centro de salud o inmediatamente llamar a los bomberos.

Finalmente, es importante que la familia evalúe la posibilidad de contar con un seguro de accidentes del hogar, y estar aún más protegidos.