Menú Principal

Nuestros seguros

Cotiza tu SOAT Virtual

Descarga tu SOAT

Cotiza tu Seguro Vehicular

Descarga  AutoWin

Atención al Cliente

Menú Principal

Invierte con Multifondos Flex

Cotiza tu Seguro de vida con Ahorro

Cotiza tu Fondo Universitario

Atención al Cliente

Menú Principal

Web Camposanto MAPFRE

 

Tour Virtual Camposanto

Más información

 

Tengo una Emergencia

Atención al Cliente

Menú Principal
Menú Principal

Consulta tu SOAT

Ubica tu Oficina más cercana

Ubica tu Clínica

Atención al Cliente

Menú Principal

Clientes

Sobre tus Seguros

Atención al Cliente

Cotiza y protege tu salud

Salud

Clínica Digital

Vida

Home > Viviendo en confianza > Salud > 10 consejos para mantener frescos tus alimentos en verano

Alimentos-seguros-verano

10 consejos para mantener frescos tus alimentos en verano

¿Cómo conservar tus alimentos frescos en verano? Con estos consejos prácticos mantendrás su calidad y sabor durante la temporada más cálida. ¡Toma nota!

Con la llegada del verano, te encuentras ante el desafío de mantener tus alimentos frescos en medio de las altas temperaturas, provocando que se echen a perder o provoque enfermedades en ti y tus seres queridos.

La buena noticia es que existen prácticos consejos que puedes seguir para asegurar que tus comestibles conserven su calidad y sabor durante el verano, donde la temperatura puede elevarse a más de 25 grados, causando que la proliferación de microbios aumente. 

Descubre a continuación cómo garantizar que tus alimentos se mantengan en óptimas condiciones incluso en los días más calurosos para evitar enfermedades. ¡Empecemos!

¿Cómo mantener tus alimentos frescos en verano?

Durante el verano, los microbios aumentan su crecimiento hasta en un 50%. Esto puede ser causa de diarreas o náuseas, síntomas que aumentan durante esta temporada.  Es por eso que lo mejor es cuidarse con un seguro de salud que te brinde una cobertura en gastos médicos como atención hospitalaria, servicios de emergencia, consultas médicas, médicos a domicilio para que tú y tus seres queridos estén seguros.

Por ello, es importante cuidar la higiene al momento de preparar las comidas y aprender a mantener la frescura de los alimentos con los siguientes consejos:

1. Organiza tu nevera:

La organización es clave para mantener tus alimentos frescos. Asegúrate de almacenar los productos más perecederos, como frutas y verduras, en la parte inferior de la nevera. Además, evita sobrecargarla para permitir que el aire circule correctamente, manteniendo así una temperatura uniforme.

2. Utiliza bolsas y contenedores herméticos:

Guarda tus alimentos en bolsas y contenedores herméticos para evitar la entrada de aire y prevenir la proliferación de bacterias. Esto es especialmente importante para productos como pan, galletas y cereales

preservar alimentos

3. Mantén refrigerados tus alimentos:

Aprovecha tu congelador al máximo. Divide los alimentos en porciones más pequeñas antes de congelarlos para facilitar su descongelación y reducir el desperdicio. Además, etiqueta y fecha los envases para mantener un control adecuado de los alimentos almacenados.

También es importante conozcas las temperaturas ideales para mantener tus alimentos frescos. Según investigaciones, los microorganismos pueden empezar a multiplicarse en los alimentos cuando estos se encuentran en temperaturas entre 5° y 65° C.

Esto significa que no se debe descongelar ni dejar alimentos preparados al medio ambiente. En el caso que debas calentar algún alimento, no optes por solo dejarlo tibio, sino a más de 65°.

4. Evita la exposición al sol de los alimentos:

Cuando hagas tus compras, evita dejar los alimentos en el auto durante mucho tiempo, ya que el calor puede afectar su calidad. Al llegar a casa, guárdalos rápidamente en la nevera o congelador para mantenerlos frescos.

5. Sé consciente de las fechas de caducidad:

Revisa regularmente la fecha de caducidad de tus alimentos y consume primero aquellos que estén más cerca de vencer. Esto te ayudará a evitar el desperdicio y a mantener una despensa más ordenada.

6. Limpieza regular:

Mantén tu nevera y despensa limpias. Elimina regularmente los alimentos caducados o en mal estado para evitar la propagación de olores desagradables y bacterias.

7. Almacena correctamente las frutas y verduras:

Guarda las frutas y verduras en bolsas perforadas para permitir la circulación del aire. Además, mantenlas separadas para evitar la liberación de gases que aceleren el proceso de maduración.

Ten en cuenta que no todas las frutas y verduras deben congelarse. Las frutas como el plátano, la papaya, la manzana, la pera, la palta, el melocotón, la granadilla, la chirimoya, la sandía, el mango, los higos o el melón pertenecen a la categoría de alimentos denominados “climatéricos”. 

Estos alimentos provienen de regiones con climas cálidos y están adaptados a altas temperaturas. Cuando se reduce la temperatura, estos pueden experimentar cambios en su color y textura, además de tener una menor durabilidad en términos de conservación. Por esta razón, no se aconseja refrigerarlos.

8. Planificación de comidas:

Planifica tus comidas para reducir la compra impulsiva y asegurarte de que todos los alimentos se consuman a tiempo. Esto no solo te ayudará a mantener tus alimentos frescos, sino que también te ahorrará dinero.

9. Almacenamiento seguro de carnes y pescados:

Cuando se trata de carnes y pescados, es esencial prestar atención al almacenamiento. Guarda estos productos en recipientes herméticos y colócalos en la parte más fría de la nevera para prevenir la proliferación de bacterias. Además, considera congelar porciones adicionales para extender su vida útil y mantener su frescura por más tiempo.

10. Aprovecha el poder de las hierbas y especias:

Introduce en tu cocina hierbas frescas y especias que no solo añadirán sabor a tus platillos, sino que también pueden ayudar a preservar los alimentos. Algunas hierbas, como el cilantro y el perejil, tienen propiedades antimicrobianas que pueden contribuir a mantener la frescura de tus comestibles. Descubre cómo utilizar estos aliados naturales para potenciar el sabor y prolongar la vida útil de tus alimentos en verano.

carnes pescado

En conclusión, aplicar estos prácticos consejos te permitirá disfrutar de alimentos frescos y deliciosos durante todo el verano. Mantén la organización en tu nevera, sé consciente de las fechas de caducidad y aprovecha el poder de hierbas y especias para potenciar el sabor. 

Sin embargo, al enfrentarnos a imprevistos, es fundamental contar con un respaldo sólido. Por ello, explora los diversos seguros que MAPFRE ofrece. 

Además de seguir estas medidas de precaución para evitar que tus alimentos se echen a perder, considera la tranquilidad que te proporciona contar con un seguro de salud. Un seguro médico confiable no solo ofrece asistencia en casos de emergencia, sino que también brinda acceso a atención médica experta en momentos imprevistos, como los dolores estomacales e indigestión  que pueden provocar los alimentos en malas condiciones. No dejes que imprevistos arruinen tu verano.

Siguiendo estos sencillos consejos, podrás disfrutar de alimentos frescos en verano. ¡Cuidarte en verano nos importa!

En MAPFRE, cuidarte en verano nos importa. Aprende cómo hacerlo aquí.

alimentos saludables mantenerlos frescos verano