Skip to Content

El peligro de entrar a un auto con temperatura elevada por el sol

El peligro de entrar a un auto con temperatura elevada por el sol

Cuando estacionas tu auto bajo el sol, la temperatura elevada pone en peligro tu salud y el estado del coche. Considera estos aspectos.

Aunque el verano ya terminó, aún persisten las temperaturas muy altas, incluso mayores a 30 grados. No es sorpresa que los conductores que dejan estacionados sus coches bajo el sol, regresen y encuentren un verdadero horno al ingresar a su vehículo nuevamente. El problema es que en este caso no solo sufrirías de un calor extremo, sino también pondrías en peligro tu salud gravemente a causa de una toxina llamada benceno.

Lo recomendable es dejar las puertas del auto abiertas y esperar unos minutos o lo suficiente para que se ventile y disminuya la temperatura, antes de ingresar.

Si tu auto posee sistema de aire acondicionado y lo dejas estacionado bajo el sol, el nivel de benceno subiría hasta 4000 mg, cuarenta veces por encima de lo aceptable. Pero, ¿qué es este elemento? Se trata de una toxina que afecta al riñón y el hígado, siendo muy difícil de eliminar por el organismo. Reduce las células blancas e incluso aumenta el riesgo de padecer leucemia.

¿Y por qué aumenta el nivel de benceno? Diversos estudios señalan que el aire refrescante, antes de salir frío, manda al aire del plástico caliente (que emite benceno y que se ha generado por el calor del plástico del auto bajo el sol) hacia el interior del auto. De allí la importancia de que el aire del plástico caliente sea expulsado del auto dejando las puertas o ventanas abiertas y permitiendo la ventilación.

Peligros directos al automóvil

Si la temperatura exterior es de, por ejemplo, 35 grados, el interior del vehículo podría alcanzar los 55-60 grados si lo dejas estacionado bajo el sol. Los principales daños que sufriría el coche serían: el deterioro de la pintura exterior y el desgaste de la carrocería en general, la evaporación de los niveles de líquidos, averías en el motor por sobrepasar su temperatura aceptada, entre otros.

Más riesgos ante un auto estacionado bajo el sol

Entrar a un auto demasiado caliente significa exponerse a un golpe de calor. Si estás bajo cuadros de estrés o sufres alguna enfermedad delicada, podría empeorar tu situación. Los niños menores de 4 años y las mascotas también corren peligro. Exponerlos a altas temperaturas ocasionaría un desmayo o la pérdida de conocimiento en los pequeños.

En el caso de las mascotas, se conocen innumerables casos en donde los animales han muerto solo por quedarse más de 15 minutos en el coche bajo el sol y con todas las ventanas cerradas. Esto debido a que un auto bajo estas condiciones aumentaría hasta 20 grados más de calor en menos de 20 minutos. La temperatura corporal crecería hasta llegar a un punto mortal o causar lesiones térmicas a órganos como el cerebro.

La prevención es la clave para proteger tu salud y también el buen estado de tu vehículo. Conoce las ventajas y beneficios que brinda MAPFRE con el Seguro de Salud
Back to top