Skip to Content

¿Cómo saber si mi casa es segura ante un terremoto?

DefaultAlt

Conocer si tu hogar es seguro o no ante un terremoto servirá para minimizar daños si ocurre un desastre

En abril, un terremoto de 7,8 grados de magnitud en la escala de Ritcher dejó alrededor de 700 víctimas mortales, más de 15 mil heridos, 7 mil inmuebles destruidos y casi 3 mil inhabitables en el país vecino de Ecuador.

Y en el 2007 se registró una de las peores desgracias de las últimas décadas en Perú. Un terremoto de 7,9 grados dejó muerte y destrucción en la ciudad de Pisco, y afectó también a la capital peruana. Una veintena de  edificios quedó dañada, 300 casas fueron consideradas inhabitables y una decena de locales comerciales tuvo serios daños en su infraestructura.

Nuestro país se encuentra situado en el Cinturón de Fuego del Pacífico, un conjunto de placas tectónicas de las costas del océano Pacífico que reúne la principal actividad sísmica y volcánica del mundo. Por ello, es recomendable conocer si tu vivienda es o no resistente en caso de un movimiento telúrico, sin importar en qué parte del país vivas.

Normas nacionales

¿Qué se entiende por vivienda segura? En el Perú, las normas de diseño sismo-resistentes  tienen como base tres puntos: en caso de sismo leve no debe haber daños en estructuras; si es moderado, se admiten daños en muros pero no estructurales; y si es un terremoto, se admiten algunos daños pero el edificio no debe colapsar (aunque podría quedar inhabitable).

Resistentes ante los desastres

Para que una casa sea segura, debe haber sido diseñada por un arquitecto, un ingeniero estructural y construida por un maestro profesional. Incluso con materiales de albañilería confinada son resistentes si así fueron planeadas.

Si quieres conocer estos detalles, en los títulos de propiedad (o revisando y dirigiéndote a la constructora encargada) de tu hogar puedes revisar el estudio geológico y de mecánica de los suelos, el cumplimiento del Reglamento Nacional de Edificaciones y los materiales de construcción utilizados.

De no contar con la documentación, contrata servicios de expertos, como ingenieros civiles y estructurales. Ellos te ayudarían a analizar tu hogar en todos los aspectos necesarios.

En caso el especialista determine que la vivienda no es segura, deberás hacer los arreglos respectivos o bien informarte acerca de las zonas más vulnerables (escaleras, puertas, grietas) y las más seguras (para protegerte en ellas en caso de desastre).

Si es posible dirígete a las oficinas de Desarrollo Urbano y Obras en el municipio de tu distrito. Allí encontrarás profesionales con la autoridad de fiscalizar construcciones y darte respuestas.

No es totalmente seguro

No obstante, "no se sabe si una construcción resistiría al 100% la totalidad de un terremoto, al menos no todos los daños", señala el arquitecto José Antonio Santana, Gerente de Producción de TR Construya.

"Dependerá de muchos factores, como la escala sísmica del terremoto, zona sísmica donde se ubica el edificio, diseño del edificio, materiales empleados, estado actual ya que es distinto un edificio de 60 años a uno recién construido, teniendo en cuenta que la ingeniería varía con las épocas, entre otros factores".

La seguridad dentro del hogar

De nada sirve que la estructura sea segura si dentro de tu vivienda se ubican objetos peligrosos en sitios clave. Por ejemplo, lámparas de gran tamaño junto a tu cama. En caso de un sismo, la caída de estos objetos es lo que generalmente produce la mayor cantidad de heridos, más que la propia caída de estructuras.

Cómo hacer más segura mi vivienda

Tú también puedes contribuir a minimizar los daños ante un terremoto:

·         Señaliza claramente las zonas de seguridad y salida.

·         Todos los miembros de la familia deben saber cómo se corta el suministro de electricidad y el gas.

·         Asegurar al suelo todos los muebles, estantes, floreros, etc.

·         Colocar rejas de seguridad en los balcones.

·         Fijar a las paredes los electrodomésticos pesados como lavadoras, microondas, cocinas y más.

Situación en nuestro país

De acuerdo con el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS), solo en Lima una de cada dos casas es autoconstruida (sin asesoría y supervisión profesional) y hay medio millón de casas de adobe y quincha en la capital. Además, menos del 20% de peruanos en general tienen acceso a casas resistentes.

Si el desastre ya ocurrió y ocasionó daños en tu vivienda, podría generar grandes gastos de reparación. Por ello, lo mejor es prevenir y contratar un seguro como el de MAPFRE que te permita cubrir estos gastos en caso de desastre.

Back to top