Skip to Content

¿Cómo honrar las deudas económicas que tienes con tus familiares o amigos?

DefaultAlt

Los familiares y amigos en muchos casos se vuelven en la principal fuente de financiamiento, situación que es aprovechada de manera irresponsable debido a la falta de un documento que acredite el préstamo.

No hay duda que los familiares y amigos más cercanos son los primeros en ayudar cuando se presenta un problema, sobre todo financiero. A pesar de ello, muchas de las personas se aprovechan de la confianza depositada para no honrar las deudas, poniendo en riesgo la convivencia familiar y años de relación amical.

Giuliana Delgado Vidarte, analista de Valores de TGestiona, indica que este tipo de préstamos suelen darse ya que los allegados no piden documentación y en algunos casos no cobran intereses. “Los familiares o amigos no piden papeles y documentos para evaluarte para saber si te pueden otorgan un préstamo o no como lo hacen las entidades financieras. Además, los intereses cobrados por un familiar son menores a los del banco y en algunos casos no existen, debiendo solo devolver el capital”, explica la experta.

Este tipo de préstamo no tiene ningún inconveniente, pero al no haber un contrato de por medio puede existir el riesgo de perderse de manera parcial o total el dinero dado. “No todos los préstamos a familiares y amigos terminan en desastre, pero el problema potencial es tan grave que debes pensar dos veces antes de decir sí. Para ahorrarte pesares, debes considerar de antemano cómo manejarás cualquier posible problema; en particular, pregúntate qué pasaría si no te pagaran el préstamo y cómo afectaría tus finanzas”, explica Delgado Vidarte.

Si ya accediste a un préstamo personal directo y no deseas tener problemas con tus familiares o amigos, la economista te brinda las siguientes recomendaciones:

1.       Realiza un presupuesto mensual dando prioridad a las deudas que generan intereses o comisiones.

2.       No debes reducir los gastos importantes (educación, salud y comida) y si aquellos considerados innecesarios (salidas al cine, paseos, entre otros).

3.       Realiza un cronograma de pagos accesible que sea beneficioso para ambas partes.

4.       Respeta las fechas de pago acordadas, ya que de no hacerlo podría aumentar el interés confrontaciones.

En cambio, si tú eres la persona que ha prestado el dinero o estás a punto de hacerlo, no olvides tomar las siguientes medidas:

1.       Preguntar para qué será utilizado el dinero que vas a prestar, si es para pagar alguna deuda momentánea, emprender un negocio o para pagar deudas ocasionada por malos hábitos.

2.       El dinero entregado debe ser a una persona confiable, honesta y responsable.

“Claro está que lo anterior no asegura al 100% el monto prestado será devuelto, pero al menos tienes mayor probabilidad de ver nuevamente tu dinero contigo”, afirma Delgado Vidarte.

3.       Firma un compromiso legal o por lo menos avalado de alguna manera.

4.       Busca asesoría legal y firma un acuerdo o contrato de préstamo entre particulares en el cual deben quedar claramente definidos el monto prestado y las fechas de pago para que no haya ningún mal entendido en el futuro.

Recuerda siempre pagar tus deudas a tiempo, incluidas las realizadas por tus familiares y amigos. Mantén las buenas relaciones y evita conflictos innecesarios en el futuro.

¿Eres de las personas que ahorran? Te presentamos el seguro con ahorro de Mapfre con el cuál podrás tener la seguridad que tu dinero siempre estará protegido.

Back to top