Skip to Content

10 consejos para recuperarse de una lesión física

10 consejos para recuperarse de una lesión física

Si sufriste una lesión física, quieres recuperarte rápidamente y no empeorar tu problema, sigue estos consejos que te ayudarán a lograrlo.

Una lesión física es algo para tomar en serio. Por más leve que sea, tratarla mal generaría complicaciones y empeoraría la situación. Además, una lesión nos imposibilita o dificulta algunas tareas en nuestra vida, dependiendo de lo que hagas o si realizas deporte de forma activa. Sigue estos consejos para recuperarte de una lesión física con éxito.

  1. Consulta a un médico por más pequeña que parezca tu lesión. Si no te produce dolor, no es signo de que debas ignorarla. No querrás que empeore.
  2. Describe exactamente todo lo que sientes cuando visites el centro de salud. Escucha lo que te recomiendan y qué es lo que debes y no debes hacer a partir de ahora.
  3. Descansa: Más vale descansar dos o tres días ahora que hacerlo por tres meses forzosamente en un futuro.  No dejes de hacerlo por tener trabajo que hacer o no querer parar tu vida deportiva. Recuerda, ¿vale la pena empeorar una lesión al punto de sacrificar mucho dinero y tiempo en un futuro, por no descansar ahora?
  4. Ejecuta actividades de baja intensidad: Muchos terapistas físicos recomiendan comenzar tu recuperación moviendo el músculo o zona afectada con baja intensidad, movimientos que no requieran mucha extensión o extensiones forzadas. Esto mantiene el flujo de la sangre en el músculo y previene que se acorte por la tensión durante la recuperación.
  5. Si sientes que la lesión física es muscular y acaba de ocurrir, aplica hielo de inmediato por diez minutos, esto evitará que se inflame.
  6. Cuida tu alimentación: Consulta con un nutricionista o con tu médico para conocer qué tipos de alimentos favorecerán tu recuperación. Además, la alimentación es clave para prevenir las lesiones. Falta de proteínas, calcio, vitaminas, etc., te dejarán sin fuerza en tus músculos, huesos y organismo en general.
  7. No olvides que mientras mayor es tu edad, más concentrado debes estar en la recuperación. Las lesiones no sanarán tan fácilmente como cuando eras joven.
  8. Escucha a tu cuerpo: Si tu cuerpo te dice que pares, para. Si te dice que ya no puedes caminar, no camines. Con una lesión física muy leve seguirías con tu estilo de vida habitual; pero no ignores las señales que tu cuerpo brinda.
  9. No te asustes: Siempre hay una solución para los males físicos, pero la recuperación demoraría más si en ti aparece estrés psicológico y otros problemas mentales debido a tu estado de ánimo.
  10. Regresa a tus actividades de forma gradual: Por último, si tu recuperación es favorable, no te emociones y retomes tus hábitos intempestivamente. De hacerlo, regresarías a donde estabas antes y la recuperación sería en vano.

¿Estás interesado en garantizar tu bienestar en caso de un accidente? Conoce qué beneficios te ofrece y cómo afiliarte al Seguro Individual de Accidentes Personales de MAPFRE.

Back to top