Skip to Content

Descanso médico prolongado: ¿Qué ocurre con el colaborador?

Descanso médico prolongado: ¿Qué ocurre con el colaborador?
Los trabajadores de tu empresa no están libres de riesgos. Las enfermedades, accidentes y otras eventualidades pueden generar que tu colaborador necesite un descanso médico prolongado, el cual debes saber cómo cubrir de acuerdo a todos los pormenores.

Cobertura según el tiempo de descanso

Durante los primeros 20 días de descanso al año, la remuneración de tu colaborador estará a cargo de tu empresa.

Después del día 21 hasta los 11 meses y 10 días (340 días), EsSalud será la encargada de financiar el descanso médico por medio del subsidio por incapacidad temporal. En términos prácticos, como empresa debes pagar el subsidio y luego gestionar el reembolso con EsSalud.

El requisito para efectuar este reembolso es que el empleado en descanso médico canjee su certificado médico particular por el Certificado de Incapacidad Temporal para el Trabajo (CITT). Así, estará validada la incapacidad temporal. Para hacer este cambio se dispone de 30 días hábiles.

¿Cuál es el plazo máximo para el subsidio?

El plazo máximo es 6 meses, a partir del último día de la incapacidad. Este pago no representa una remuneración, así que no se debe calcular el aporte a EsSalud, ONP o impuesto a la renta de quinta categoría. Sin embargo, sí se calcula el aporte a la AFP.

Cabe recalcar que EsSalud realiza la evaluación de la incapacidad temporal para el trabajo después de que se le haya extendido al trabajador más de un CITT por 150 días seguidos de incapacidad.

Si el empleado se recupera (término de la incapacidad), dejarás de pagar el subsidio para que retorne a su trabajo. Si este es el caso, el trabajador deberá presentar su alta médica a la empresa, la cual tiene que ser validada por un médico ocupacional.

Por el contrario, si no se recupera después de los 11 meses y 10 días, EsSalud dejará de abonar (vía reembolso) el subsidio. En este caso, como empleador ya no tendrás la obligación de continuar con el pago a tu trabajador. No obstante, la empresa no estará autorizada a cesar al colaborador.

Lo que pasará es que continuará con el vínculo laboral suspendido o suspensión perfecta, sin remuneración alguna. Para autorizar el cese, se debe declarar la invalidez absoluta permanente del empleado, ya sea por el Ministerio de Salud (MINSA), la Junta de Médicos del Colegio Médico (a pedido de la empresa) o por EsSalud.

Si el trabajador deja de acreditar su incapacidad temporal pero no se reincorpora a la empresa, se le podrá cesar por abandono de trabajo. Este cese se efectuará si el trabajador no ha retomado sus labores por lo menos 4 días laborales seguidos, sin justificar la ausencia.

Si deseas lo mejor para cada uno de tus colaboradores en tu equipo de trabajo, asegurar el crecimiento de tu empresa y además proteger todo tu patrimonio, en MAPFRE contamos con los mejores beneficios y coberturas con nuestros seguros empresariales. 
Back to top