Skip to Content

Los retos de las empresas familiares en el siglo XXI

Los retos de las empresas familiares en el siglo XXI
Las empresas familiares –alrededor de 400 mil en todo el Perú- tienen un papel importante en el desarrollo de nuestra economía. Según el coordinador del Centro de Desarrollo de Empresas Familiares de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), Gonzalo Aspillaga, más del 80% de empresas del Perú (mayormente PYMEs) se originaron como empresas familiares. Sin embargo, muchas presentan diversos inconvenientes para llevar a cabo sus actividades. “Sólo el 30% de este tipo de empresas pasa a segunda generación, es decir, a los hijos de los fundadores”, señala Aspillaga. 
Si eres dueño de una empresa familiar y quieres que siga creciendo, ten en cuenta los siguientes retos que debes afrontar para lograrlo:
  1. Avance tecnológico
    Los nuevos descubrimientos tecnológicos están afectando el trabajo de las empresas familiares. Por ello, es necesario que los gerentes y los colaboradores se planteen nuevas estrategias para convertir estas tecnologías en aliadas y no en un problema sin solución.
  2. Traspaso generacional
    Los dueños de las empresas familiares tienen como tradición entregar la Presidencia o la Gerencia a sus hijos o nietos. Sin embargo, en la actualidad, los jóvenes no se sienten comprometidos con los negocios familiares, por lo que es importante conocer qué planes tienen para futuro y que les interesa para buscar otras alternativas de gerencia. 
  3. Profesionalización
    Si bien es cierto los dueños y gerentes de las empresas familiares cuentan con estudios para manejar adecuadamente su negocio, es necesario que ellos y los futuros encargados de la compañía cuenten con estudios de postgrado o especialización, de preferencia en Administración o Finanzas. Eso ayudará a que la empresa se profesionalice aún más y logren alcanzar más mercados de manera satisfactoria.
Recuerda que los objetivos principales que debe alcanzar tu empresa son darse a conocer dentro del país y llegar a nuevos mercados. Solo así verás el fruto de tu trabajo.
Back to top