Skip to Content

¿Cómo adaptar tu estilo de liderazgo según la situación?

¿Cómo adaptar tu estilo de liderazgo según la situación?

No basta con gestionar el trabajo de un equipo para lograr productividad y eficiencia. No existe una fórmula única para liderar un equipo de trabajo, pues esto depende del tipo de colaboradores con los que cuentas, la situación de la organización, el tamaño del equipo, los objetivos trazados y más. Lo más importante es adaptarse y cambiar el estilo de liderazgo según el contexto.

Jon Maner, reconocido profesor y gurú de la psicología social, publicó un texto llamado Good Bosses Switch Between Two Leadership Styles (Los buenos jefes varían entre dos estilos de liderazgo). Allí, señala que la mayoría de gerentes usa estos dos enfoques de acuerdo con la situación que les toca manejar: 

  • Dominio
    Para influir sobre los demás, con firmeza y demostrando autoridad. Se adapta este estilo de liderazgo si el objetivo es que todo el equipo se alinee. Por ejemplo, en medio de una estrategia para lanzar un nuevo producto, la meta es hacer que el equipo de trabajo ponga en marcha esta visión: crear un frente unido y con un solo resultado en mente.

  • Prestigio
    Un estilo que influye sobre los demás, mostrándote como líder experimentado y ejemplo a seguir. Funciona bien para empoderar al equipo de trabajo. Por ejemplo, al crear una campaña de marketing, un líder experimentado y con prestigio libera de restricciones a los miembros y los alienta a pensar en grande.

Por otro lado, el famoso psicólogo Daniel Goleman, reconocido por sus libros Inteligencia Emocional e Inteligencia Social, tiene un enfoque adicional. Goleman indica que existen seis estilos de liderazgo, cada uno dependiendo de la situación.

  • Un líder coercitivo, que impone castigos para condicionar al equipo a cumplir con el trabajo. Tiene el objetivo de hacer que se cumplan las tareas de forma inmediata y sin distracciones.

  • Un líder visionario, el cual motiva a través de su visión y su experiencia. Muy parecido al liderazgo de prestigio de Jon Maner. El objetivo es incentivar al equipo de trabajo y orientarlos con motivación. El líder, al ser un modelo a seguir, aumenta la productividad de sus colaboradores.

  • Liderazgo de afiliación. Es aquel que construye lazos emocionales entre los trabajadores a través de actividades dinámicas y de integración, con un estilo de trabajo más unido. Funciona con mayor eficiencia cuando el equipo de trabajo está conformado por jóvenes.

  • Líder participativo. Aquel que crea acuerdos a través de la participación. Fomenta la idea de que todos los colaboradores deben trabajar de forma conjunta, con reuniones frecuentes. Funciona cuando se trabaja un proyecto con mucha competencia y se requiere la integración netamente laboral y el apoyo de todos.

  • Liderazgo ejemplar. Cuando los colaboradores son gente altamente experimentada y competente, no necesitan una dirección, sino solo un ejemplo que los haga subir sus estándares. Se trata de trabajar al mismo nivel que los empleados en el día a día, con la misma carga laboral y dar el 100 % tal cual se espera de ellos.

  • Líder coach. Es alguien que realiza constantemente feedbacks, capacitaciones y orientación para los trabajadores. Funciona cuando se trata de forjar un equipo desde abajo, ayudándolos a identificar sus puntos débiles y fortalezas.

Como líder, no debes adoptar uno solo de los estilos. Debes adaptar cada uno según la situación en la que estés, analizando a tus colaboradores, el rubro de tu empresa o los objetivos, como lo mencionamos. 


Pero algo que un líder como tú debe tener, es lo siguiente:

  • Compromiso: capacidad de comprometerse con los colaboradores, y así generar su confianza.

  • Credibilidad: ser ejemplo de lo que predicas.

  • Flexibilidad: adaptarse con facilidad a los cambios.

  • Capacidad comunicativa: capacidad de practicar la escucha activa, facilidad de palabra y decir las cosas de manera directa.

  • Responsabilidad: debe estar a la altura de los compromisos y responder a las expectativas de sus colaboradores

Recuerda que, si quieres lo mejor para tu organización, en MAPFRE contamos con una serie de seguros empresariales con diversos beneficios y coberturas.



 

Back to top