Skip to Content

SCTR

SCTR

Primeros Auxilios

Mostrar todos

Son producidas por golpes, caídas, etc.

Síntomas: Dolor inmediato, inflamación, descoloramiento.

Tratamiento:

  • Aplicar compresas frías o bolsas de hielo en la parte magullada.
  • Mantener la parte lesionada en reposo y elevada (si se puede).
  • Las contusiones graves deben ser tratadas por un médico.

Es toda ruptura de la continuidad de la piel. Se clasifican en:

Incisas: Causadas por cortes limpios

Contusas: Producidas por golpes que además tienen hematomas.

Punzantes : Causadas por objetos que se introducen en los tejidos.

Tratamiento

  • Lavarse las manos con agua y jabón.
  • Emplee de preferencia yodovidona.
  • Lavar la herida con agua y jabón bajo el chorro de agua con una gasa esterilizada o una tela limpia, limpiando desde el centro hacia los bordes.
  • Siempre hay peligro de infección tetánica, por ello se debe acudir al médico lo antes posible.

Es una emanación de sangre fuera de su conducto normal.

Tratamiento:

  • Ponerse guantes.
  • Echar al herido, descubriéndole la zona que sangra. Si se trata de una extremidad mantenerla elevada.

Hemorragia venosa

Tratamiento:

  • Aplicar una gran gasa esterilizada o un paño muy limpio sobre la herida y comprimir durante 5 minutos. Nunca usar algodón.
  • Si continúa sangrando, colocar otra gasa encima y comprimir con más fuerza sin interrumpirle el paso de la circulación.
  • No retire ninguna gasa porque la hemorragia iniciará nuevamente.

Hemorragia arterial

  • Compresión digital: Hacer compresión de la arteria con los dedos entre la herida que sangra y el corazón.
  • Arteria femoral: Comprimir en la ingle con la palma de la mano o con los pulgares en el tercio superior del muslo para evitar hemorragias en la pierna.
  • Arteria facial: Comprimir en el hueco que existe entre la mandíbula y los labios.
  • Arteria carótida: Para controlarlas hemorragias en el cuello, apretar por encima de la clavícula, en la unión del hombro con el cuello.
  • Arteria subclavia: Presionar por detrás de la clavícula contra la primera costilla en caso de hemorragias en hombros y brazos.
  • Arteria humeral: Para contener las hemorragias en el antebrazo y en la parte baja del brazo, oprimir la cara interna de éste contra el hueso a la altura de la axila o sobaco.
  • Arteria temporal: Para controlar las hemorragias en la cabeza o en la frente, presionar esta arteria por delante de la oreja contra el cráneo.

Hemorragia nasal
Comprimir la pared lateral de la fosa que se sangra durante tres minutos. Hacer que el paciente coloque la cabeza dirigida hacia abajo. Colocar en la nariz un algodón o gasa haciendo un taponamiento.

Hemorragia de oído
Por lo general es debido a un golpe. Debe llamarse con rapidez al médico pues es posible que haya una fractura de cráneo.

Según el grado de la lesión se clasifican como primero, segundo y tercer grado.

  • Primer grado: piel enrojecida en su parte externa produciendo una ligera inflamación.
  • Segundo grado: parte inferior de la piel se quema formándose ampollas.
  • Tercer grado: la piel se calcina por completa, lesionando los tejidos que se hallan debajo de ella, en algunos casis destruye músculos y vasos sanguíneos.

La gravedad de una quemadura no es solo por su grado sino también por su extensión.

Tratamiento:

  • No reventar las ampollas formadas.
  • Llevar al herido al médico.
  • Lavar con agua temperatura normal.
  • No se deben aplicar cremas, pomadas, polvos o remedios caseros, solo sirven para complicar la futura labor del médico.
  • No aplicar antisépticos.
  • Para curar las quemaduras de escasa importancia se recomienda pomadas o cremas que protejan la quemadura.
  • Si es necesario cubrir la quemadura con gasa lubricada. Nunca usar gasa seca.

Quemaduras por químicos

En estos casos se debe lavar la zona afectada con agua abundante durante quince minutos y con una solución alcalina (bicarbonato sódico y agua) si se produjo por ácido. Si se produjo por álcali, lavarla con agua y vinagre diluido. Si le ha saltado ácido a los ojos, lavarlos con agua, colocando después una gasa seca, y llevarle inmediatamente al oftalmólogo.

Se le llama a la salida de su sitio a uno de los extremos de un hueso que forma la articulación. Si la separación es total se le llama completa; cuando es parcial se le denomina subluxación.

Síntomas:
Deformidad de la articulación, movilidad articular disminuida, dolor localizado, desviación del eje normal del miembro, alargamiento o acortamiento aparente de la articulación.

Tratamiento:

  • Inmovilizar la zona afectada y trasladarlo lo antes posible ante un médico

Se denomina fractura a la rotura de hueso.

Síntomas : Imposibilidad de realizar movimientos con el miembro fracturado, deformación y amoratamiento de la zona lesionada, intenso dolor, sensación de que rozan los dos fragmentos del hueso fracturado, “Shock” En las fracturas abiertas, hemorragias y fragmentos del hueso roto en la herida.

Tratamiento:

  • Cortar la ropa (no desvestir)
  • Inmovilizar provisionalmente el miembro fracturado.
  • Reconocer y examinar a la víctima.
  • Trasladar al accidentado a un centro quirúrgico.

Fracturas de la cabeza

En este caso acostar al herido con la cabeza algo elevada si presenta rostro congestionado o con la cabeza baja si está pálido. Inmediatamente se le transportará a la emergencia más próxima.

Fracturas del tronco

Pueden ser de clavícula, cuello, columna vertebral, costillas y pelvis. Usualmente se causan por caídas.

Tratamiento:

  • No llevar a cabo maniobras que impliquen doblar el cuello, la espalda o la cintura.

Permanecer en todo momento acostado boca arriba sobre una superficie plana y dura.

Fracturas de costillas

No se deben “inmovilizar”, pues la respiración es más importante que el dolor que pueda producir.

Fractura de pelvis o cadera

Se colocará una férula por la parte externa desde la axila hasta el pie y otra por la parte interna desde la ingle hasta el pie. Ambas serán sujetadas por vendas anudadas al tronco y la pierna.

Fractura de Brazo

Se inmovilizará colocando dos férulas, una desde el hombro hasta el codo y otra también desde la axila hasta el antebrazo, sujetándolas con vendas.

Además, con un cabestrillo sujeto al cuello se mantendrá el antebrazo cruzado delante del pecho.

Medios de protección aplicables a una herida:
Compresas de gasa, capas de algodón hidrófilo, vendas normales, adhesivos, yesos, pañuelos triangulares, etc.

Normas para aplicar “Apósitos”

Utilizar las compresas esterilizadas, manejar con cuidado y evitar tocar con la mano la parte que va a entrar en contacto con la herida. Nunca utilizar una compresa ya utilizada antes.

Normas para aplicar vendas

Para efectuar un vendaje se sujeta el globo de la venda con la mano derecha y se guía con la izquierda, dando dos vueltas con la venda para dejarla bien sujeta al miembro afectado.

Una vez colocada, hay que sujetar la venda, haciendo un nudo o colocando un esparadrapo.

La insolación

Mal repentino causado por prolongada exposición directa a los rayos del sol.

Síntomas : Fuertes de dolores de cabeza, náuseas y vómitos. El rostro se vuelve purpúreo y congestionado. Calambres dolorosos. La piel se torna seca y sin sudor. El pulso es fuerte y rápido. Las pupilas se hacen mayores. En casos extremos, el accidentado padece fiebres de 40 grados centígrados o más, e incluso a veces entra en estado de coma.

Tratamiento:

  • Colocar la víctima en un lugar más fresco.
  • Frotar los miembros de la víctima en dirección al corazón para facilitarle la circulación a la sangre.
  • Acostarle con la cabeza elevada para reducir el flujo de sangre en el cerebro.
  • Si no ha perdido el conocimiento, darle de beber agua con una pequeña solución de sal para compensar.
  • Aflojarle la ropa que le oprima.
  • Controlar la temperatura del paciente: puede presentase un shock.
  • Aplicar compresas de agua fría en la cabeza, o refrescarla con una esponja.

Es importante que le atienda un médico cuanto antes.

Agotamiento

Es un colapso físico producido por efecto del sol u otra fuente de calor. Este estado puede ser leve o grave.

Síntomas : Si el agotamiento es leve, el paciente siente un cansancio anormal, padeciendo náuseas y mareos. Cuando es grave, suda mucho, se encuentra débil, volviéndose la piel pálida y viscosa. Tiene vómitos y siente escalofríos. Su pulso es rápido y débil, y la respiración débil, con expansión del pecho.

Tratamiento:

  • Acostar al paciente con la cabeza baja.
  • Frotar sus extremidades.
  • Limpiarte la boca.
  • Mantenerlo en absoluto reposo hasta la llegada del médico.
  • Administrarle una solución de agua con sal.

En los ojos

  • Impedir que la persona se frote el ojo afectado.
  • Colocar un algodón humedecido sobre el parpado cerrado, fijarlo con esparadrapo y acudir a un médico o centro de urgencia de inmediato.
  • Hacer que el paciente mire hacia abajo mientras usted toma el borde del parpado superior y trata de voltearlo hacia afuera.
  • Si se ha rasgado el ojo o penetrado en él, llevarlo al médico de inmediato, después de aplicarle colirio para aliviar el dolor.
  • Si se encuentra en la córnea, lograr que el paciente parpadee repetidas veces, si el cuerpo extraño sigue adherido, no intentar retirarlo.
  • Si observa algún cuerpo extraño en la parte inferior del ojo, retirarlo tocándolo con un hisopo.

En la nariz

Tapar el orificio contrario y pedirle a la persona que sople por la nariz, si el cuerpo no sale, llevarlo al médico.

En el oído

No tocarlo, trasladar a emergencias.

En la garganta

  • Si la persona está atorada (habla, tose y respira): Tranquilizar al paciente, observar su garganta, si se ve un cuerpo extraño no retirarlo, colocar al individuo boca abajo, darle golpes en la espalda y estimular al paciente que tosa con fuerza.
  • Si el paciente está atragantada (no habla, no tose, no respira): Utilizar la maniobra de Heimlich. Si el paciente está de pie se le rodea con los brazos en la cintura desde atrás. Una mano va cerrada sobre el epigastrio y con la otra se coge el puño; empujar con ambas manos el abdomen, al fondo y arriba contra el diafragma.

No son síntomas de gravedad

  • Si no ha perdido totalmente el conocimiento.
  • Carece de heridas.
  • Respira con seguridad.
  • No supera las 110 pulsaciones por minuto.
  • No ha habido convulsiones.
  • Se trata de una persona joven.
  • Si aparecen síntomas de recuperación.

Signos de gravedad

  • Heridas visibles en la cabeza.
  • Rostro congestionado o muy pálido.
  • El pulso sobrepasa las 120 pulsaciones o no alcanza las 45 pulsaciones.
  • Lleva mucho tiempo sin recobrar el conocimiento y no se aprecia recuperación.

Causas

  • Traumatismos o heridas de cabeza.
  • Intoxicaciones por gases, braseros, alcohol, etc.
  • Asfixia y accidentes eléctricos, con detención de la respiración.
  • Congestión cerebral.
  • Ataque de corazón.
  • Convulsiones y ataques epilépticos.
  • Si el afectado carece de lesión debe desabrocharle la ropa para facilitar la respiración.
  • Darle ligeros golpes en la cara y frotarle el pecho.
  • Mantener al paciente a buena temperatura.
  • No darle nada de beber.
  • Darle respiración artificial de ser necesario.
  • Trasladarlo a un centro de atención médica.

Síntomas: Respiración débil y rápida, piel fría y sudorosa, agitación, semiinconsciencia, náuseas y vómitos.

Tratamiento:

  • Acostar al herido con la cabeza más baja que los pies.
  • Facilitarle la respiración y prestar atención a las recaídas.
  • Aflojarle la ropa.
  • En caso de ser necesario brindarle respiración artificial.
  • Mantener el calor del cuerpo.

Síntomas: La víctima tiene dificultades en la respiración, muestra sorpresa y espasmos. Intenta hacer grandes inspiraciones de aire. Más tarde cesa a respiración y pierde el conocimiento. Luego entre en un estado de coma, agonía, para llegar más tarde a la muerte real.

Tratamiento:

Debe ser inmediato pues la vida y la muerte del paciente con asfixia puede definirse en segundos. Los tres auxilios que deben prestar a un asfixiado son:

  • Rescate: sacar la víctima del medio ambiente actuando con precaución, aflojarle la ropa y sacarle los objetos extraños que le impidan respirar.
  • Respiración artificial: Mediante respiración boca a boca.
  • Reanimación de la circulación sanguínea: Mediante masajes cardiacos.

Estos dos últimos se deben alternar.

Back to top